Prensa anarquista y anarcosindicalista en España, 1869-1939

Portada del sitio > Tesis > 8.4/ Modestos órganos comarcales convertidos en órganos “oficiosos” de la (...)

anterior: 8.3/ Anarquismo y sindicalismo: Una vieja polémica
siguiendo: 8.5/ El anarquismo se reorganiza: Ética e Iniciales

Capítulo 8º

8.4/ Modestos órganos comarcales convertidos en órganos “oficiosos” de la Confederación: Acción Social Obrera y ¡Despertad!

El órgano de los corcho-taponeros gerundenses, Acción Social Obrera [1374], tuvo la posibilidad de soslayar la dictadura sin mayores problemas [1375]. Su publicación fue regular hasta octubre de 1927; en esa fecha, por decisión gubernamental, el periódico fue suspendido [1376]. Igual suerte había corrido, unos meses antes, El Despertar Marítimo que había comenzado a publicarse en Vigo, como órgano de la Federación Regional Marítima de la CNT, en diciembre del año anterior [1377]. Lo mismo le sucedería a Solidaridad Obrera de Santiago.

Con estas suspensiones, prácticamente desaparecían los últimos portavoces anarcosindicalistas que aún continuaban publicándose bajo la dictadura.

Los dos primeros periódicos citados pusieron todo el empeño en volver a publicarse. El proceso de reorganización cenetista que se inició en el año 1928 favoreció estos intentos. El primero en reaparecer fue el semanario vigués, pero lo haría con su cabecera ligeramente modificada: ¡Despertad! [1378]. Unos meses después Acción Social Obrera hizo lo propio, como 2ª época [1379].

Ambos periódicos, por la especial situación en que la organización confederal se encontraba, pasaron a convertirse en protagonistas de los diversos proyectos que se plantearon para tratar de salir de la crisis organizativa. En líneas generales sirvieron para fijar las posiciones de los diferentes grupos de presión en el seno de la CNT.

Situados geográficamente en puntos diametralmente opuestos de la Península, asumieron la tarea de la reorganización confederal, que presentaba serios problemas de divergencia ideológica difíciles de armonizar.

Pero como bien señala Elorza [1380], pronto comenzaron a hacerse apreciables las diferencias entre ambos, a pesar de su apertura y del amplio reconocimiento de la libertad de expresión hacia todas las opiniones:
«Mientras el semanario vigués se orienta implícitamente hacia la fórmula de reorganización que propondrá Pestaña a partir de la Unión de Militantes - hecho visible a través de unos editoriales, colocados bajo el signo del sindicalismo revolucionario - Acción social obrera se inclina en la misma medida hacia la postura representada por Peiró y el Comité Nacional, ofreciéndole una y otra vez la primera plana para sus editoriales. [1381]»

El proyecto posibilista de Pestaña entraba de lleno en la necesidad de reorganización de los sindicatos sobre bases diferentes, ya que se veían imposibilitados de actuar con la estructura orgánica de antaño [1382]. Esto presuponía una revisión del contenido ideológico de la CNT, frontera que José Villaverde no traspasaría, a pesar de que sus ideas eran muy afines con las de Pestaña.

Las posiciones de Peiró, muy próximas a Pestaña en el anterior debate sobre anarquismo y sindicalismo, se distanciaron de forma notable en este nuevo enfrentamiento ideológico [1383]. Con su rechazo absoluto del proyecto pestañista, fue seguramente el factor decisivo en el fracaso de la Unión de Militantes que éste proponía [1384].

Esta polémica no resuelta se reproduciría, desde otra perspectiva, bajo la II República, dando lugar a la escisión trentista.


anterior: 8.3/ Anarquismo y sindicalismo: Una vieja polémica
siguiendo: 8.5/ El anarquismo se reorganiza: Ética e Iniciales

[1374Como vimos en el capítulo anterior, fue fundada en 1918 en Palafrugell, trasladándose al año siguiente a San Feliu de Guixols

[1375Tan solo tuvo un corto período de suspensión a raíz del golpe de estado, véase, La Revista blanca (Barcelona), n.108 (15 nov. 1923), VIII

[1376Elorza, art. cit., I, 216, nota 169. Al parecer Martínez Anido intervino personalmente en dicha suspensión

[1377Fue suspendido por 15 números, es decir, siete meses y medio, véase, La Revista blanca (Barcelona), n.101 (1 ago. 1927), IV

[1378Probablemente el primer número apareció a finales de marzo. El primero que conocemos es el 5 del 10 de mayo. El periódico estuvo dirigido por José Villaverde

[1379El primer número es del 14 de julio

[1380Elorza, art. cit., II, 335

[1381Ibid.

[1382Véase el resumen del proyecto de Pestaña en, Id., II, 339

[1383Para un amplio análisis de este debate a varias bandas, sostenido en las planas de los dos periódicos, véase, Elorza, art. cit., II, 329 y sgs.

[1384Id., II, 341


Otros 
  • Anarlivres : site bibliographique des ouvrages anarchistes ou sur l'anarchisme en français
  • Cgécaf : Catalogue général des éditions et collections anarchistes francophones